Obispos de México presentan compromisos al Papa para atender abusos

Ciudad del Vaticano.- El Consejo de Presidencia de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) concertó con el papa Francisco tres directrices para atender el abuso sexual en la Iglesia católica en el país: promover la denuncia al tiempo de colaborar con las autoridades, evitar tener sacerdotes que representen un riesgo para menores y dotar al organismo colegiado episcopal de más facultades para “apoyar, supervisar y verificar” el cumplimento que los obispos den a los protocolos canónicos y judiciales ante escándalos de abuso en sus territorios.

Esto implicaría rendir cuentas ante la autoridad, crear comisiones mixtas, evitar que sacerdotes que representen un riesgo continúen su ministerio y realizar procesos impecables contra los abusos sexuales en la Iglesia; ese es el resumen del encuentro de media hora de los obispos mexicanos con el papa Francisco en la visita que aquellos dieron al pontífice tras la inédita cumbre antipederastia.

Foto: Vatican Media

Los miembros del Consejo, compuesto por los obispos Rogelio Cabrera (presidente), Carlos Garfias (vicepresidente), Alfonso Miranda (secretario general) y Ramón Castro (tesorero), participaron en el Encuentro de Protección de menores en Roma la tercera semana de febrero y, posteriormente, este viernes 1 de marzo, recibieron audiencia del Santo Padre para hablar de las acciones particulares de la Iglesia mexicana frente a los casos de abuso y de otros temas de la agenda eclesial nacional.

LEE ADEMÁS: Pide Papa valentía para combatir pederastía

El arzobispo de Monterrey y presidente de la CEM, Rogelio Cabrera, explicó las tres consideraciones del encuentro sostenido con el Papa en lo relativo a la protección de menores y las acciones para prevenir el abuso sexual en la Iglesia mexicana: Situarse a favor de las víctimas en el proceso de denuncia civil, reforzar la formación sacerdotal para evitar ministros que representen un riesgo y aplicar las nuevas facultades de intervención del organismo colegiado en las diócesis y sus obispos.

En el comunicado de la CEM, los obispos aseguran que, junto al papa Francisco, han asumido las siguientes consideraciones: “Poner a la víctima en primer lugar, escucharla, comprenderla, acompañarla y comprometernos en su proceso de sanación, promoviendo que en las diócesis se lleven a cabo los procesos de denuncia civil, ofreciendo toda la cooperación eclesial para colaborar con la autoridad ministerial”.

Reforzar “apoyados por especialistas, la selección y la formación de nuestros sacerdotes, desde su ingreso al seminario, acompañando su proceso formativo y permanente, a fin de lograr una vivencia plena de su vocación, y de evitar tener sacerdotes que sean o representen un riesgo para los menores y para las personas vulnerables”.

Y, finalmente, la solicitud a la Santa Sede que llevaba el presidente de la Conferencia para dotar a este organismo a intervenir con más facultades en las crisis y casos de abuso sexual que ocurran en las diócesis del país. Un modelo de trabajo que fue recientemente aprobado por la Asamblea de la Conferencia y para el cual se ha integrado un equipo nacional de profesionales en el Centro de Investigación Interdisciplinar para la Protección del Menor (CEPROME).

En el encuentro de media hora con el pontífice, los obispos también aprovecharon para presentar el Proyecto Global de Pastoral 2031-2033, las acciones a favor de los migrantes que las comunidades católicas proveen a lo largo del territorio mexicano y las labores de las instituciones religiosas para participar en la construcción de paz en México en medio de un contexto de violencia generalizado.

Foto: Vatican Media

Los obispos participantes de la cumbre antipederastia y de este encuentro con el papa Francisco adelantaron, finalmente, que el próximo 5 de marzo darán a conocer nuevas acciones a la opinión pública.

TE PUEDE INTERESAR: Papa convoca inédita cumbre en Roma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *