Bush reparte pizzas a afectados por Trump

Washington.— El expresidente estadounidense George W. Bush repartió pizzas entre agentes del Servicio Secreto encargados de su seguridad, mientras que Gene Simmons y Paul Stanley, de la mítica banda de rock Kiss, ofrecieron comida en su restaurante a trabajadores afectados por el cierre administrativo.

En el día 32 de la paralización administrativa, medios locales hicieron eco de la solidaridad hacia los 800 mil empleados federales que por segunda vez desde el pasado 22 de diciembre dejarán de recibir el cheque con su salario.

Bush, que gobernó entre 2001 y 2009, subió a su cuenta de Facebook fotografías del momento en el que repartía cajas de pizza entre su equipo de seguridad, integrado por personal del Servicio Secreto y que no está percibiendo ingresos debido al cierre parcial.

“Es tiempo para que los líderes de ambas partes ponga de lado la política, se unan y acaben con el cierre parcial”, escribió el gobernante el pasado viernes, publicación de la que se hicieron eco hoy distintos medios.

El exgobernante, del partido Republicano, el mismo del presidente Donald Trump, aseguró que junto a su esposa, Laura, están agradecidos con su personal del Servicio Secreto y con los miles de empleados federales que están trabajando por EU sin cobrar.

Por su parte, Gene Simmons, uno de los guitarristas de Kiss, y su compañero de banda y también guitarrista Paul Stanley ofrecieron a los empleados de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), encargados entre otras tareas de resguardar los aeropuertos, comida gratis en las distintas sedes de la cadena Rock & Brews Restaurants, de la que son socios.

“Mientras la TSA continúa trabajando a nombre nuestro sin paga, queremos asegurarnos de que podamos proveerle al menos una comida deliciosa para mostrar nuestro apoyo”, afirmó Stanley en un vídeo que subieron en Facebook y en el que aseguran que estos empleados “hacen mucho” por todos.

LEE Pompeo niega nueva guerra fría Rusia-EU

Un 25 % de la Administración de Gobierno en Estados Unidos permanece paralizada desde el pasado 22 de diciembre en medio de la disputa que mantienen demócratas y republicanos por los recursos para construir un muro en la frontera con México, la principal promesa de campaña de Trump.

El pasado sábado, el presidente estadounidense ofreció a los demócratas extender dos programas migratorios cancelados por él mismo, el DACA y el TPS, a cambio de financiación para el muro fronterizo. (EFE)

emc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *